Seleccionar página

Regocíjense y alégrense en la esperanza

Abr 20, 2022Devocionales0 Comentarios

Romanos 12:12, AMP

Regocíjense y alégrense en la esperanza; permanezcan firmes y sean pacientes en el sufrimiento y en la tribulación. Sean constantes en la oración.

     Cuando el Pecado llegó vino a inhabilitar Moralmente al ser humano, por esta naturaleza caída espiritual, hace imposible al hombre depravado rendir un servicio a Dios. Crea en él una fe falsa, una conversión falsa, una fachada falsa, solo tienen información y opiniones de otros.

     Será como la ofrenda de Caín sin vida, su padre Adam nunca le enseño este servicio de ofrenda, colocandola en lo inaceptable.

     Podemos Observar que La mente carnal se inclina al egoísmo, a la sensualidad, al odio, al orgullo (Romanos 8:7).

Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;

     Debemos Reconocer que emprenderemos  lo que no podemos realizar solos con nuestras fuerzas.

     La palabra de Dios nos conoce mejor que nosotros a nosotros mismos y es por eso que viene en nuestra ayuda.

     Esta conoce nuestra naturaleza moral y espiritual de modo perfecto y sabe cuándo algo anda mal en nosotros.

     Podemos decir que un relojero es el que puede determinar si un reloj está marchando a tiempo o no. El relojero  es la palabra de Dios, te examina y sabe si estás en el tiempo del nuevo nacimiento.

     El hombre regenerado por la Obra de la Cruz de Cristo,  lo único que debe hacer es  habitar en la  Palabra  de Dios,  cumpliéndola, está te hará salir del camino de la ruina del pecado, para recobrar el gozo,  obedeciendo el Nuevo Pacto en la Sangre de Jesucristo.

     Cuando la adversidad llegue a tu vida, no te des por vencido ni desmayes, sino abre las ventanas de la Oración y la comunión con Dios.

     Ten presente que cuando las cosas se tornan difíciles, no es el momento de olvidarse de la Palabra de Dios, sino de duplicar el tiempo en meditar en  ella y la Oración, Viviendo en  el Nuevo Pacto del altar.

Compartir por

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te interese…