Seleccionar página

Recompensas de aguas profundas

May 15, 2022Devocionales0 Comentarios

Lucas 5:4-6

Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.

     Para el mundo; para la sociedad humana hoy todo está vuelto un caos. Podríamos decir que el mundo está como un mar de turbulencias, donde los peces (las personas) viven en gran caos y confusión por la obscuridad que llegó. Nosotros tenemos que ver el mundo o a la sociedad, no como lo ve el sistema, de forma indiferente. El sistema de pecado no ve con valoración la vida del ser, sino como un producto de beneficios para sus intereses.

     Nosotros tenemos que ver a la gente como el Señor los vio cuando dijo a Pedro boga, rema mar adentro, y allí cuando Pedro obedeció, le dio a entender que así como logró tener aquella glorioso pesca, (Lucas 5:6), se convertiría en un gran pescador de hombres Lucas 5:10 “…No temas; desde ahora serás pescador de hombres”; Hechos 2:41 “los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas”.

     En La Palabra el Señor nos enseña que es necesario ir a aguas profundas, (Lucas 5:4), en Ezequiel 47:3-5.

“Y salió el varón hacia el oriente, llevando un cordel en su mano; y midió mil codos, y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos.  Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas. Midió luego otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos. Midió otros mil, y era ya un río que yo no podía pasar, porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado”

Tenemos que ser gente de profundidad espiritual, no andar por las ramas, ni quedarnos en la orillas de sueños. Tal como dice Lucas 5:2.

“Vio dos barcas que estaban a la orilla del lago, pero los pescadores habían bajado de ellas y lavaban las redes”.

     Aguas profundas en nuestras vidas hoy, tiene que ser de profundidad espiritual. Vida de oración, de Palabra poderosa de revelación de la Verdad al Corazón, de obediencia, de fe en creer a Dios, en que tendremos abundantes cosechas.

     Ningún discípulo que camine en obediencia y en fe (Verdad) a la Palabra dada (Lucas 5:5), quedará avergonzado.

     Si queremos ver la gloria del Señor en nuestras vidas, si queremos ver la gloria del Señor en nuestros hijos naturales y espirituales con abundancia; necesitamos ir a aguas más profundas.

     Declaramos que estamos navegando hacia aguas más profundas con la palabra que recibimos, con las oraciones, con nuestras ofrendas, con nuestro tiempo de intimidad con el Señor. Declaramos que vamos a tener recompensas muy abundantes, porque en todo este tiempo el Señor nos ha estado llevando a sus aguas profundas del Espíritu Santo.

 

Oración:

Damos gracias a ti Padre Eterno porque no nos has dejado en la orilla de las bendiciones, ni de las recompensas, sino que nos has introducido en las profundidades de tu Espíritu Santo y de tu Palabra para obtener las recompensas de aguas y movernos en estas dimensiones profundas y divinas en el nombre de Jesús. Amén. Hoy es día de Boga mar a dentro en la Comunión.

Compartir por

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te interese…