Seleccionar página

Problemas viejos o jóvenes

Jun 23, 2022Devocionales0 Comentarios

Éxodo 8:9

Y dijo Moisés a Faraón: Dígnate indicarme cuándo debo orar por ti, por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas sean quitadas de ti y de tus casas, y que solamente queden en el río.

     Dígnate indicarme cuándo debo orar por ti, por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas viejas y jóvenes se aparten de ti y de tus casas.

     ¿Alguna vez has tenido que lidiar con uno de esos problemas viejos o jóvenes, que por nada del mundo desaparecen y es inmune a todas las soluciones? Le haces frente desde todos los ángulos y aplicas todos los métodos, pero en lugar de desaparecer más bien se agranda, se multiplican y quedan fuera de control por completo.

     La Biblia nos dice que Faraón enfrentó esa clase de problema (fracasos) hace miles de años. Faraón tuvo una disputa muy fuerte con Dios sobre el futuro de los israelitas, y como resultado de esa disputa, se despertó una mañana y descubrió que su país estaba lleno de ranas viejas y jóvenes: ranas viscosas malolientes saltando por todas partes.

     Era un problema sumamente serio. No hablo de una rana o dos en el jardín. Había ranas en todas partes. Qué harías si te despiertas y hay ranas en las camas y sobre las mesas. Había ranas viejas y grandes en los hornos, ranas en la masa del pan y en el agua potable, ranas en el pelo, ranas en lugares que uno no quisiera para nada encontrar.

     Entonces Dios hizo algo: envió a Moisés a preguntarle a Faraón: «…Dígnate indicarme cuándo debo orar por ti, por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas se aparten de ti y de tus casas…». Es la misma pregunta hoy.

     ¿Sabes cómo contestó Faraón? «Mañana».

     Él pudo haber dicho: “¡Ahora mismo!”. Pero en cambio, decidió que pasaría una noche más entre las ranas viejas y jóvenes (problemas viejos y nuevos) estériles, no permiten que hagas nada productivo. Te la pasas todo el día espantando ranas viejas y jóvenes.

     Tu podrías decir: “Ésa es la cosa más tonta que jamás haya oído. ¿Por qué diría mañana?”. No lo sé. Probablemente por la misma razón que tú quieres esperar hasta mañana para ser Fructífero, abridor de brecha, esforzado y valiente, tienes hoy que recordar, todas las promesas para tu vida, fueron legalizadas en la Cruz de Cristo, para que tú hables de lo que Cristo hizo en la Cruz del Calvario en cada caso de tus amigos o vecinos. Que dejen de vivir con ranas viejas de (fracasos y esterilidad).

     Observa que, cuando Moisés le hizo a Faraón esa pregunta y él respondió: “Mañana”, Moisés dijo: «Así se hará, tal y como lo has dicho, para que sepas que no hay Dios como el Señor nuestro Dios.» (Éxodo 8:10).

     Déjame preguntarte esto: ¿Por cuánto tiempo permitirás que esas ranas viejas de esterilidad te atormenten? ¿Cuándo te desharás de las ranas viejas en tu vida? ¿Te das cuenta de que estarán ahí mientras tú se lo permitas? Las ranas viejas y jóvenes, se quedarán ahí hasta que tomes la decisión de acudir a la Oración Espiritual y a la Palabra de Dios y las eches en el nombre de Jesucristo, Dios no te ha dado espíritu de Cobardía, sino de Amor, Poder y Dominio propio, tienes la armadura de Dios en ti. Es tiempo de levantarte y echar esas ranas viejas, condición de tu vida personal y espiritual, y avanzar en el Reino de Dios. Levántate eres más que vencedor, solo al levantarte.

Compartir por

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te interese…

Su nombre

Su nombre

Su nombre es Refugio en medio de tiempos Postreros.

Compartir por
leer más