Seleccionar página

El Pozo y El Río

May 4, 2022Devocionales0 Comentarios

Juan 5:1-9

Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén.

Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. En estos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día.

     Cuando miramos este pasaje, nos encontramos con el pozo de los Estancados, era un pozo vacío de poder, estaba lleno de ilusiones.

     El mundo construye Pozos sin capacidad de suministro de vida, solo para atrapar un mundo enfermo del pecado.

     Los Enfermos deseaban el estanque y No el Río.

     El hombre del estanque a sus 38 años seguía buscando el milagro, la parálisis no había vencido su fe, en el movimiento de las aguas del estanque.

     La adversidad le decía tú no tienes chance, pero debes estar presente cada día. El estanque es incapacitado de dar felicidad, No producía Paz. Los historiadores hablan que se reunían unos 4.000 a 5.000 personas en el estanque. El esperaba el de vez en cuando.

     Podemos llamar el estanque del egoísmo o individualismo, el primero que entrara al moverse las aguas. Levante su voz y diga, No tenemos un Dios de estanques, No tenemos un Dios de cuando en cuando (proclame está Oración para su vida)

     Jesucristo dijo todo el que Cree en mi de su interior correrán ríos de agua de vida. No dijo todo el que cree en un estanque, Vacío de Poder eterno. Es una Ilusión y una creencia falsa.

     Tengo un Dios de Gracia y Misericordia, no esperamos un ángel, el aposento alto lo movió con El  Rio de su poder y sus aguas al llegar a nosotros, nos inundaron con la compañía inseparables del  Espíritu Santo.

     Alabemos a Dios, y quitemos nuestra fe de estanques echo por los hombres.

Bendiciones para todos en Casa.

Compartir por

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te interese…